La innovación no es magia. Es simple y llanamente colisión. Y precisamente por esta razón las personas que se precian de ser creativas y de estar constantemente innovando alimentan su cerebro con miles y miles de conocimientos que encuentra aquí y allá. El objetivo es llenar la cabeza de conocimientos con la esperanza de que algunos de los elementos allí depositados se junten y prendan en compañía la mecha de una gran idea.

>>>Leer el artículo completo>>>

Advertisements