Tags

,

En este mundo virtual, con cierto grado de infoxicación. Destacar entre todos los mensajes que cualquier persona recibe a lo largo del día no sabemos si es un milagro pero sí un trabajo duro.

¿Por qué ese hipotético cliente te va a elegir a ti entre decenas de correos que recibe o anuncios que ni ve por Internet?

1. La emoción es la reina del mercado

No hace falta emplear sesudos estudios para saber que las historias emocionales, las que tocan la fibra sensible o son positivas atraen, nos gustan.

Incluso en ocasiones,gastamos más dinero del que pensábamos porque ese producto nos transmite confianza, nos parece mejor (aunque haya similares en la competencia) Se trata entonces de un éxito de comunicación.

Lo pragmático es fundamental, queremos servicios y productos que funcionen bien, eso lo damos por hecho. Pero, ¿cómo destacar? Apostando por el lado emocional, por lo que hace que nos identifiquemos con ese producto, porque nos hace sentir mejor. ¿Esa marca está bien posicionada y nos podemos sentir parte de su filosofía?

2. Manejar las palabras correctas

Y ahí entra en juego un buen redactor creativo o copywriter, ese profesional experto en conceptualizar.

Conceptualizar, según la RAE:

  1. tr. Reducir algo a un concepto o representación mental.

Elegir a un buen copy es imprescindible. Los redactores creativos, sobre todo, si vienen de trabajar en una agencia de publicidad, saben lo que significa la creatividad en el sentido más amplio: igual elaboran un anuncio, redactan un manual, o locutan un vídeo. Conocen y se identifican mejor con la marca o empresa.

Hoy día, con el marketing de contenidos en auge, un redactor creativo: igual escribe en un blog, genera artículos, emailings…, de todo un poco. Y todo tiene que ser para ya. Textos atractivos y persuasivos.

Si nuestra empresa no cuenta con un experto en jugar con las palabras, que sepa vender nuestro negocio o producto tenemos un problema.

Si por fortuna contamos con un redactor de la vieja escuela (que provenga de la publicidad) y además se haya subido al tren online y que conoce las técnicas de conversión y que mejoran la venta, no hay que dejarlo escapar.

El cliente necesita que le sorprendan

Y eso sólo lo logran los mensajes que:

  • Resuelven problemas
  • Que sorprenden
  • Que tienen una sobredosis de creatividad

Tan sencillo y complejo como atraer al cliente para luego vender. Se acabó la era de la publicidad intrusiva. Error que algunas empresas cometen en la actualidad en Internet.

En el mercado hay multitud de ofertas, el proceso de compra se convierte en una suerte de obstáculos ahora para la empresa. El cliente se informa, busca entre diversos candidatos y sólo si has sabido trasladar un mensaje con claridad, que genere confianza y despierte simpatía te elegirá.

Conclusión

Hay que dejar a un lado los mensajes generalistas. ¿Conoces bien a tu cliente potencial? Si es así, háblale a él. No quieras ser el tipo majo que cae bien a todos en una fiesta, dirige tu mensaje a quien sabes que te va a escuchar.

Crea mensajes que se salten las normas. Detrás tiene que haber una empresa sólida, un producto de calidad, pero emplea todas tus armas de seducción para que te lean entre esta marabunta de mensajes con colores llamativos, vídeos “virales”, etcétera.

Un artículo escrito por Joanna Sanchez

Advertisements