En mi amplia experiencia de negocios, he visto que un error común y muy expandido de nuevos emprendedores es que se lanzan a la acción sin haberse dado tiempo para pensar. Es más, incluso empresas pequeñas exitosas y en crecimiento, también terminan inmersas en la acción del día a día, y tampoco se detienen un momento para analizar su situación, definir estrategias, etc. ¿El problema? Ningún resultado o resultados mediocres por falta de objetivos o de objetivos correctos, de plan, de estrategias.

>>>Descargar el documento en pdf>>>

Advertisements