Tags

,

Es casi imposible saber qué nuevas profesiones habrá en el mercado laboral dentro de 20 años aunque sí es seguro que la automatización destruirá muchas. Por eso reinventarse no es una opción sino una necesidad.

Entre el avance de la inteligencia artificial, las transformación de los procesos que está trayendo consigo la digitalización y las nuevas formas de consumir y de comunicarnos, cuesta creer que muchos de los que trabajamos hoy sigamos haciendo lo mismo (y de la misma forma) dentro de una década.

Precisamente las nuevas tecnologías y su influencia en el mundo laboral han sido el tema principal de la jornada “La nueva empleabilidad: las profesiones de hoy y de mañana”, celebrada en el Espacio Fundación Telefónica.

En ella su director general, José María Sanz-Magallón, ha señalado que los empleados tendrán que reinventarse entre 10 y 15 veces a lo largo de su vida laboral si no quieren quedar desfasados y anticiparse a lo que vendrá ya no será una cuestión adaptativa, sino de pura necesidad.

Este reciclaje pueden facilitarlo las organizaciones ofreciéndoles a sus empleados formación interna, pero no dependerá sólo de ella. Como dijo otra de la participantes a la charla, la directora senior de Management Program de ICEMD (Instituto de Economía Digital), Pilar Llácer, el empleo ya no depende tanto de las empresas sino que lo generan las personas.

Esto se debe a la flexibilidad, la descentralización y la movilidad del mercado laboral. Ahora el profesional trabaja por proyectos, desde cualquier lugar del mundo o para varias organizaciones al mismo tiempo; su vida laboral ya no es estable, y no puede permitiese estancarse.

Además, la automatización y el avance de la tecnología sentenciarán a muerte a muchas profesiones, cuyos perfiles no tendrán más remedio que reenfocar sus carreras en otra dirección.

En la jornada también se ha comentado la falta de talento digital especializado entre los jóvenes y su escasa vocación; algo paradójico, ya que en unos años la mayoría de actividades remuneradas y el empleo de calidad estarán relacionado con las TIC y la demanda será cada vez mayor.

Unos trabajadores jóvenes que se fijan mucho en los valores de la compañía que les va a contratar, con los que tienen que estar de acuerdo, o en los compañeros y el talento con el que trabajarán. Para ellos, la flexibilidad laboral y la posibilidad de progresar están por encima del salario.

Vía | Diario responsable

Advertisements