Imagínate que en un sorteo de tu barrio a tu familia y a ti os toca un fin de semana con todos los gastos pagados a una casa rural.

Todos están locos de contentos. Vaya suerte, ¿no?

Mientras tus hijos corren por toda la casa planeando todo lo que van a hacer, tu mujer te mira.

No dice nada pero está claro el mensaje: “arréglatelas como puedas, no hay opción a un no”.

Y tú vuelves a tu ordenador sin saber muy bien qué hacer.

Por mucho que mires y vuelvas a mirar el email no llegan ventas de tu infoproducto.

>>>>Leer el artículo completo>>>

Advertisements