Tags

,

Te mostramos los signos que demuestran que eres un buen jefe.¿Quieres saber cuáles son? Echa un vistazo a esta lista que hemos preparado.

No es fácil estar al mando. Además de atender las peticiones de tus clientes y tus proveedores, también tienes que saber gestionar un equipo.

Por esa razón, es normal que sientas cierta presión sobre tus hombros cuando hablamos de trabajo.

Sin embargo, y a pesar de que pienses que podrías dar más de ti, la clave para desarrollar tu carrera profesional es saber lidiar con todos estos conflictos de la mejor forma posible.

Si es así, estamos seguros de que tus empleados te respetan como líder. Pero si tú no lo tienes claro y quieres comprobarlo por ti mismo, te mostramos cuáles son los signos que indican que eres un buen jefe.

  • No tienes favoritos evidentes: Tener favoritos evidentes es una bajada de moral de los otros empleados. Es inevitable que unos trabajadores nos caigan mejor que otros, pero no debes hacerlo patente en la oficina.
  • Tratas a tus empleados como seres humanos: Desafortunadamente, algunos jefes insultan a sus empleados en vez de motivarles. Así que si tú les tratas con respeto, es que eres un buen jefe.
  • Te muestras receptivo a intentar nuevas cosas: Los buenos jefes le dan la oportunidad a sus empleados de probar las técnicas que les proponen.
  • Eres educado: Nunca está de más pedir las cosas “por favor” y dar las “gracias” cuando te dan lo que has pedido.
  • Ofreces soporte: Los buenos jefes se ganan la confianza y el respeto de sus empleados dando soporte y mostrando a sus trabajadores que pueden contar con ellos cuando lo necesiten.
  • Retiras obstáculos del camino: Los jefes tóxicos se dedican a poner trabas a sus empleados para que estos no asciendan o porque, simplemente, no quieren ayudarles a hacer su trabajo. Los buenos líderes hacen lo contrario.
  • Eres un buen coach: Los coach te animan a seguir y te motivan en tu trabajo.
  • Eres sincero: Por ejemplo, no puedes estar diciendo durante semanas a tus empleados que la empresa va bien y, a final de mes, despedir a cinco personas. Los buenos jefes son sinceros y saben manejar este tipo de situaciones.
  • Das feedback: Los empleados quieren saber cómo están haciendo su trabajo. Dales feedback.
  • Transparencia: Si quieres ser un buen jefe, una de las políticas principales de la empresa debe ser la transparencia.
  • Te preocupas por ofrecer soluciones: Los buenos jefes buscan solucionar los problemas, no crucificar a aquellos que han cometido un error.
  • Tienes sentido del humor: Es importante tener sentido del humor, pero lo justo para no ofender a nadie.
  • Te preocupas por los sueños de tus empleados: Si, por ejemplo, uno de tus empleados quiere acabar como jefe de Marketing, puedes ofrecerle formación para que, en un futuro, pueda ser responsable de ese departamento.
  • Escuchas a tus empleados: Cuando hablamos de “escuchar” no nos referimos a “oír”.
  • Muestras interés por la vida personal de tus empleados: La vida personal de tus empleados debe ser importante para ti. Muestra interés por sus hijos, padres, abuelos, e incluso sus animales.
  • Eres flexible: Cada empleado necesita una cosa distinta. Lo que está bien para unos, no lo es para otros, y viceversa. Así que si quieres ser un buen jefe, sé flexible.
  • Exiges esfuerzo, no perfección: Los grandes líderes inspiran a sus empleados a trabajar duro, pero nunca les exigirán perfección. Tienes que asumir que nadie es perfecto.

Escrito por Ana Muñoz

Advertisements