Tags

,

Los empleados de Tesla recibieron un correo de Elon Musk expresando su preocupación por la seguridad en la compañía, y ha resultado ser una valiosa lección de inteligencia emocional en la empresa.

Tesla ha sido sujeto de duras críticas por los incidentes de seguridad que han tenido lugar en sus plantas de fabricación en Fremont, California. Según un informe, en 2014 y 2015 las lesiones sufridas por sus empleados durante la jornada laboral eran un 30% superiores a la media en la industria.

Sin embargo, el fundador de la compañía, Elon Musk, insiste en que la seguridad de sus empleados prima ante todo. Así, mantiene haber tomado medidas para reducir el peligro de lesión, como reducción de jornadas gracias a la contratación de miles de nuevos empleados.

Musk les envió un comunicado a sus empleados en el que expresaba su preocupación por la seguridad y bienestar en el entorno laboral. El mismo expresó la angustia que le generaba que alguien se lesionara colaborando para llevar a Tesla al éxito.

No obstante, lo más destacable del correo son las medidas que tomará para intentar reducir el peligro al mínimo. Ha comunicado a sus trabajadores que deberán comunicárselo directamente a el en caso de sufrir una lesión, sin excepciones.

Así, también se reunirá semanalmente con el equipo de seguridad laboral, y con aquellos que se reincorporen tras recuperarse de una lesión para que puedan explicarle exactamente cuál ha sido la causa y como se podría evitar en un futuro.

Por último, bajara él mismo a la línea de producción y desempeñara la tarea para entender exactamente cuál es el proceso.

Cerró el correo indicando que un líder no dirige refugiado en una torre, sino al mismo nivel que los trabajadores anteponiendo la seguridad de estos a la suya. Por ello una parte importante de la jornada de Musk a partir de ahora será tratar directamente con sus empleados.

¿Qué podemos aprender de la lección de inteligencia emocional de Musk?

Para solucionar un problema hacen falta hechos, no palabras. Es importante saber cuándo delegar una tarea y cuando llevarla a cabo uno mismo. Cuando se presente un problema de mayor relevancia el líder es el que debe afrontarse directamente al mismo para solventarlo.

Es imprescindible dedicar tiempo a hablar y escuchar a tus empleados. Aprende a obtener feedback sincero de tu equipo e implanta cambios cuando sea necesario.

Sobre todo, respóndete a estas dos preguntas: ¿Cuál es el reto más difícil o la mayor debilidad de mi equipo? ¿Cómo puedo mejorarlo? Y ante todo, reacciona con acciones.

Vía | Inc.

Advertisements